domingo, 17 de enero de 2016

Queque de leche evaporada



Hace unos días navegando me encontré con esta receta en WebosFritos, una web deliciosa con miles de recetas que os recomiendo visitar.
Su "dueña" es una auténtica experta en miles de cosas, entre ellas bizcochos, tanto que tiene publicado un libro dedicado solo a ellos, no os imagináis la cantidad de variantes de estos que pueden hacerse. Bueno, si os cuento que tiene un proyecto para hacer uno cada semana durante un año, os haréis una idea.... 
Creo que voy a apuntarme al reto y he empezado por este, aún estaba enfriándose, recién sacado del horno y ya estaba deseando que llegara la hora del café para poder degustarlo. No hay mejor plan para un domingo por la tarde en casa, fresquito afuera y un queque para merendar con los niños!
Su sabor es muy suave, su textura delicada y su aroma...
La preparación es sencilla, hay que respetar los pasos y tiempos para que nos quede esa esponjosidad que veis, así que poneros manos a la obra, que el resultado merece la pena!

Ingredientes:

  • 4 huevos
  • 200 ml de leche evaporada
  • 120 gr de azúcar
  • 70 ml de aceite suave (no Virgen Extra)
  • Ralladura de un limón
  • 250 gr de harina
  • 1 cucharada de levadura Royal
  • 1 pizca de sal


Preparación:

  1. Encendemos el horno a 170º con calor arriba y abajo y engrasamos un molde redondo de 20 cm (Ver notas).
  2. Separamos las claras de las yemas. Reservamos ambas cosas.
  3. Rallamos la piel del limón (solo la parte amarilla, para que no amargue). Reservamos.
  4. En un bol batimos con unas varillas la leche evaporada con el azúcar durante 5 minutos, hasta que adquiera un aspecto cremoso. 
  5. Sin dejar de batir añadimos las yemas, el aceite y la ralladura del limón.
  6. Cuando lo tengamos bien unido añadimos la harina tamizada con la levadura y seguimos batiendo un poco hasta que la mezcla sea homogénea. Reservamos.
  7. En otro bol montamos a punto de nieve las claras con una pizca de sal.
  8. Juntamos con una espátula las dos mezclas, con movimientos suaves y envolventes para que no se bajen las claras.
  9. Vertemos en el molde y horneamos 45-50 minutos.
  10. Dejamos enfriar sobre una rejilla (yo uso la del microondas jejeje) y una vez templado desmoldamos y espolvoreamos con azúcar glass.


Notas:

  • No hace falta tener moldes de todos los tamaños pero si usamos uno más pequeño o más grande del que se nos indica en la receta tendremos que adaptar el tiempo de horno, ya sabéis a más diámetro menos tiempo, ya que al ser más "fino" se hará antes.
  • Aunque la receta original hablaba de 35-40 minutos de horno, lo cierto es que en el mío ha tardado 50 minutos en estar hecho por dentro, así que como siempre os digo en este tipo de horneados, cuando se cumpla el tiempo (5 minutos antes o así) podéis abrir el horno y pinchar con un palillo de brocheta o similar, si sale limpio está hecho, si no, vamos añadiendo de 5 en 5 minutos hasta que lo tengamos.
  • Aprovecho para recordaros que en las masas que han de subir, no deberéis abrir el horno nunca en los primeros 2/3 del tiempo. Es decir, si el horneado es de media hora, antes de los 20 nunca. La entrada de aire frío hará que se baje y ya no pueda subir. No seáis impacientes!!!




6 comentarios:

  1. Que pintaza. La verdad es que solamente he comprado una vez leche evaporada, para una receta que iba a hacer, y finalmente no la hice y terminó caducando el brick, pero este le pruebo fijo.

    ResponderEliminar
  2. Me encanta! Gracias por la receta, saludos desde chile 🍞😘😘

    ResponderEliminar